A partir de los años 1920, y bajo la influencia de Jeanne Toussaint, la colaboradora más cercana de Louis Cartier, la Maison dedica su atención a los bolsos y pochettes de noche. El arte del joyero, su inspiración y su savoir-faire, se reúnen en estos accesorios femeninos por excelencia, particularmente en los cierres, realizados con el mismo cuidado que las joyas con las que suelen hacer juego. Otros bolsos se distinguen por sus cuerpos en brocado antiguo, bordados chinos o persas que deben acompañar los vestidos de Poiret, Lelong o Lanvin.

POCHETTE

CARTIER PARIS, 1927

Plata, oro amarillo, nácar, coral, diamantes talla rosa, jade, ónix, esmalte rojo (cierre), esmalte negro, ante verde.

17,0 x 28,0 cm

BOLSO DE NOCHE

CARTIER NEW YORK, 1957

Oro amarillo de 14 quilates, platino, coral esculpido, diamantes talla antigua, baguette y brillante, cabujones de esmeralda y de zafiro, terciopelo negro. 

Forro en satén cobrizo, cuatro bolsillos. 

Procedencia: María Félix (1914-2002). La diva mexicana, arquetipo de la mujer fatal a la moda latina, se impone en México y en Francia, deslumbrando en las películas de Emilio Fernández, Jean Renoir y Luis Buñuel. María Félix adoraba los reptiles.

18,0 x 17,0 cm

BOLSO

CARTIER PARIS, PEDIDO DE 1961

Oro amarillo, esmeraldas forma navette, esmalte negro, diamantes talla brillante y 8/8, satén negro. 

El bolso lleva la inicial de la princesa Nina Mdivani, a quien estaba destinado. 

Forro en satén negro, seis bolsillos, un espejo y un porta-tarjetas en satén negro. 

Pedido de Barbara Hutton. 
Nieta del fundador de los almacenes Woolworth, Barbara Hutton (1912 - 1979) fue una de las mujeres más ricas del mundo. El 23 de junio de 1933, contrae nupcias con el príncipe ruso Alexis Mdivani, el primero de sus siete esposos. El día de su boda, lució un excepcional collar de perlas y una diadema de carey tachonada de diamantes, ambos firmados por Cartier. Su pasión por las joyas suntuosas le lleva a convertirse en una de las más fieles clientas del joyero.

26,9 x 20,0 cm