El arte de ser único

El arte de ser único

The Art of Being Unique

Lo que diferencia a Cartier es el conjunto de savoir-faire y de técnicas propias y su capacidad para combinar oficios poco comunes y mantenerlos, en una constante búsqueda de innovación.

 

 

 

 

El reto de este collar de la colección Sixième Sens par Cartier consiste en respetar la elegancia del diseño al mismo tiempo que se garantiza la caída sumamente natural del collar. También se trata de crear la consonancia perfecta entre las esmeraldas, todas ellas diferentes: ordenarlas, clasificarlas y armonizarlas, según criterios precisos de color, diámetro y grosor. Asimismo, el ensartado constituye un delicado savoir-faire que radica en hacer, deshacer y rehacer. Anudar los hilos varias veces y ensartar las piedras pequeñas con sumo cuidado.

 

La composición de este collar reside en la armonía de los colores. El cometido de los talleres es recuperar la naturalidad de las ramas y los brotes mediante una explosión de motivos florales, frutales o de palmetas, bolas lisas y acanaladas, rubíes, zafiros y esmeraldas. El reto consiste en combinar diversas piedras grabadas, todas ellas diferentes, cuyos grabados florales se realizan siguiendo la técnica desarrollada por los mogoles en el siglo XVII. Esta pieza forma parte de la gran tradición de joyas transformables que se pueden modular a voluntad en un colgante, un broche o un collar de manera imperceptible.

 

 

 

 

La talla del coral, material de una gran delicadeza, constituye por sí sola una hazaña. No hay momento en el que el material no corra el peligro de romperse. En el brazalete de Panthère Tropicale, la dificultad se ve incrementada por la elección de un radiante motivo acanalado, realizado en minúsculas placas de coral. 

 

 

 

 

Un diamante Cartier es el encuentro entre los más exigentes criterios de selección y el "ojo" Cartier. Un talento y una experiencia únicos que permiten identificar las más extraordinarias gemas, aquellas con una esencia adicional. La diferencia Cartier.

 

Cartier y el arte de ampliar las fronteras, de ir más allá, de crear encuentros inesperados y de descubrir nuevas perspectivas. Con la marquetería de paja y oro, Cartier realiza un reloj deslumbrante y rinde homenaje a la vitalidad de los Métiers d’Art.

 

El estilo Tutti Frutti se encuentra en el corazón del repertorio de la Maison. Su expresión más reciente es el collar Maharajah, una creación de Alta Joyería que pone en escena un excepcional conjunto de esmeraldas, zafiros y rubíes en torno a un antiguo savoir-faire procedente de India.

 

 

 

 

Para la pantera, los artesanos de Cartier utilizan la técnica del serti pelage, un arte propio de Cartier. Una a una, las manchas del animal, de ónix o zafiros, se tallan a mano en un diseño único. El joyero las envuelve de granos de metal que pliega en minúsculos hilos sobre la piedra. El pelaje es tan real como la naturaleza misma, el material cobra vida y despierta emociones.  

 

 

 

 

Cinco años de intercambios permanentes en los talleres y dos patentes fueron testigos del nacimiento del reloj Révélation. Por medio de una técnica inspirada en el reloj de arena, la esfera del reloj Révélation representa un espectáculo efímero: en función de los gestos de la muñeca, 650 diamantes aparecen y diseñan el rostro de una pantera. Para, a continuación, desaparecer. Un cuadro animado que combina técnicas punteras y oficios tradicionales.

 

 

 

 

Descubrir más del savoir-faire Cartier